En un mundo en el que cada vez importa más la planta que el alzado y una cara bonita abre más puertas que un récord...