Cómo afecta un gato al embarazo de una mujer

¿Es malo tener un gato si estás embarazada? La convivencia con un gato no tiene por qué suponer problemas siempre que mantengamos unas normas de higiene.

Deberíamos hacernos una sencilla prueba para ver si hemos estado en contacto con un agente llamado Toxoplasmosis. Si el resultado es negativo, debemos tener un poco más de cuidado.

Si convivimos con alguien, es mejor que nuestro compañero sea el que limpie la bandeja del gato, para que no tengamos que estar en contacto con la arena del gato.

En el caso de haber dado positivo, podemos estar totalmente tranquilos.

Habitualmente se presentan más casos de toxoplasmosis por frutas y verduras mal lavadas o carnes poco hechas, que por mantener a un animal a nuestro lado.

¿Qué vas a necesitar?