Espacio singular: Arquitectura arriesgada

En el capítulo 9 de Espacio singular, conocemos al arquitecto Alberto Marcos del estudio Amps que nos va a enseñar dos proyectos de arquitectura arriesgada.

El estudio Amps, se compone de cinco arquitectos que siguen la línea de vivienda familiar. El estudio, se sitúa en una antigua imprenta rehabilitada y convertida en un espacio de trabajo. Los arquitectos definen sus proyectos como páginas en blanco, localizaciones precisas y clientes diferentes.

Proyecto 1. Vivienda unipersonal

La casa de Carlos de la fuente, es un antiguo local utilizado como carpintería de unos 70 m2 de superficie, 10 m2 de patio adyacente y tres metro de altura. Dentro de un único espacio han diversificado diferentes usos. El salón al igual que el resto de los espacios consigue las máximas visuales y la mayor sensación de espacio. El dormitorio está involucrado totalmente en la vida del salón, de tal modo que desde la habitación puedes ver la televisión del salón. La cocina queda ubicada entre las dos entradas y se comunica directamente con el comedor. El baño, es una de las piezas más importantes de la casa, por eso se sitúa en el centro de la casa desde donde se puede divisar todos los espacios. El patio y el estudio están diseñados con suelo de ip tanto en el interior como en el exterior.

Una de las cosas más importantes de la casa es el color blanco y naranja, por eso las cortinas del baño de color naranja se convierten en el golpe cromático del hogar.

Proyecto 2. Vivienda familiar

La casa fue construida en Madrid a principios de siglo con la idea de habilitar el espacio en una academia de dibujo. La primera intervención que se hizo fue desmontar el falso techo para mostrar la estructura original de madera. La siguiente operación fue hacer una doble altura con una cercha metálica que se apoya en los dos muros medianeros. En la zona de trabajo de la casa, el arquitecto diseñó una estantería a doble altura que está resuelta con un tubo metálico. La cocina está compuesta por un sistema de linóleo y muebles encolados con unos tableros de contrachapado. Las habitaciones son zonas abiertas a la casa pero que tienen un sistema de paneles que permiten cerrarse para buscar mayor intimidad. La habitación principal, es un cuarto diáfano donde se han incorporado todos los diferentes usos dentro del mismo espacio; una zona de vestidor, un baño y el dormitorio. El dormitorio está formado por muebles de chapado de roble. El baño está construido con cemento bruñido, mamparas de vidrio y suelo de madera.

¿Qué vas a necesitar?