Cómo unir dos pisos en uno y cómo reformar un piso céntrico arriesgando con el color

Carlos Gelis, responsable de Trassa Arquitectos, nos explica su manera de ver las reformas, aunando la practicidad con la estética. Buscan potenciar la relación de la familia con sus vivienda, para lo que se reúnen numerosas veces con los clientes para buscar soluciones adecuadas a su modo de vida.

Sugerencias:

Les gustan las tarimas flotantes pues suponen muchas soluciones prácticas. Las estructuras vistas expresan cosas si las dejamos ver. Aplican el hierro al natural, con su óxido. En los espacios húmedos, como las duchas, han reemplazado los alicadados con cristales colorizados por su pureza. Recomiendan frentes lacados en blanco de DM para revestir los armarios y sin tiradores pues tienen una gran vida útil. En carpintería prefieren el aluminio frente al PVC pues este último no es reciclable.

 

Proyecto 1. Como unir dos pisos en uno.

Estos clientes vivían en un piso y compraron el contiguo. Querían una casa de líneas rectas y nada recargada. Se buscaron espacios amplios y diáfanos, con orientación sur-este para el área pública y la opuesta para la privada. En el salón, integraron las columnas creando con ellas un elemento decorativo. La cocina se instaló en el antiguo salón. Cuenta con una zona de office y la cocina propiamente dicha, para la cual se reciclaron muebles de las antiguas. En el office se instaló un mirador y se generaron espacios de almacenaje. En la zona noroeste se instalaron todos los dormitorios. En el dormitorio de matrimonio se creó una estructura en el cabecero, se pintó la pared de beige y el suelo de tarima noble con lama ancha pero flotante. Los frentes de armario se diseñaron en lacado blanco y sin tiradores, integrándolos perfectamente en el ambiente. Las puertas con sus cercos van de suelo a techo. Cuenta con vestidor que es antesala del baño principal. En la ducha se ha aplicado el mismo material tanto en alicatados como solados.

 

Proyecto 2. Casa arriesgada en el tratamiento del color.

Su trabajo aquí fue ayudar al propietario, arquitecto, a decorar una vivienda reformada por él mismo. El color actúa como protagonista, dando a cada ambiente una personalidad diferente. El salón es la zona más exterior, con grandes ventanales que garantizan excelentes vistas. La relación comedor, cocina y salón está cerrada mediante paneles fijos de vidrio que permiten permeabilidad visual pero evitan olores y ruidos. La cocina cuenta con una gran isla que supone un gran espacio de almacenaje. Todo el mobiliario de la cocina está revestido de chapa de aluminio. El comedor destaca por sus líneas horizontales en contraste con la verticalidad del resto. Aparece el suelo de color rosa que marca el cambio de ambiente que nos lleva a la zona más privada. El baño cuenta con espejos altos y múltiples soluciones de almacenaje. Accedemos a la zona de suite con vestidor, baño y habitación. El baño principal destaca con un color verde intenso en el mueble y en el suelo, con sanitarios de diseño español en blanco contrastando con el verde. Los paneles de cristal de la ducha llegan hasta el techo. El suelo es de mármol tratado para evitar los deslizamientos. La habitación principal destaca en un color blanco total, incluyendo el suelo y la columna de madera con sus refuerzos en hierro. Se busca que sea un espacio sosegado destinado al descanso. Todos los suelos de la casa son de resinas.

 

¿Qué vas a necesitar?