Casas con firma Toni Molins: Cómo reformar una casa en la montaña

En el capítulo 22 de Casas con firma, Yolanda Tarramera nos acerca el trabajo de la interiorista Toni Molins, a través de una de las casas que ha reformado. Se trata de una vivienda de tres plantas situada en la montaña que será usada por los propietarios para ir los fines de semana durante el invierno.

En la entrada, que es pequeña, se ha dado importancia a un espejo que ya tenían los propietarios y que da un aire ecléctico a esta estancia. El hecho de que sea un contexto de montaña hace que la madera sea el material protagonista que da mucha calidez. La baranda de la escalera ya estaba en la casa pero se ha actualizado forrando la pared con un papel pintado que simula una biblioteca.

El salón-comedor-cocina está planteado en el mismo espacio, modificando las divisiones originales que tenía la casa. Para ello, la cocina se ha sofisticado al máximo para que se integre en el resto del contexto del salón y luce unos tiradores con aspecto rústico muy adecuados a la casa.

El comedor conserva los muebles que tenían los propietarios pero se han renovado mediante el tapiz de franela y zorro sintético en las sillas. La iluminación también juega un papel importante en el diseño de la casa y concretamente en esta zona toma importancia debido a la presencia de una lámpara muy especial elaborada con resina.

El salón tiene una chimenea rodeada de armarios que tapan su interior y aprovechan muy bien el espacio. En la parte derecha tiene un leñero y en la superior una cabeza de caza sintética preside la estancia haciendo un guiño a las reales que muchos cazadores tienen en las casas de montaña. El tejido y textil es fundamental también en cualquier de los proyectos de esta interiorista, ejemplo de ello es la alfombra del salón que simula falsas piedras de río que recrean el ambiente exterior de la zona. También el salón cuenta con una altura superior en el que hay objetos y una zona para leer y descansar.

La habitación principal es acogedora y tiene techo abuhardillado. El cabecero es una falsa piel que da un toque distinto a la estancia y se mezcla con piezas heredadas que ya eran propiedad de los dueños. La principal reforma que se ha realizado es tirar uno de los muros que había para dar paso a una habitación para las hijas del matrimonio que también incorpora sala de juegos y de estudio.

¿Qué vas a necesitar?