Peeling casero

Si durante todo el año nos gusta llevar los talones perfectos, ahora que llega el calor y lucimos sandalias y zapatos abiertos, más aún, no?
Por eso es aconsejable realizar un peeling en la ducha (si no todos los días, mínimo tres veces por semana), hidratando muy bien los pies al salir.
Si por casualidad se te acaba el producto y quieres salir al paso -nunca mejor dicho 😉 puedes hacerte un peeling casero: pon sobre tu mano gel de ducha en cantidad similar a una nuez. Añade una cucharita -tamaño postre- de sal marina (sal gorda), y frótate los talones con la mezcla.
Verás el resultado!!

¿Qué vas a necesitar?