Cómo hacer jabón de glicerina.

 

Las diferencias principales entre un jabón hecho con aceite y otro de glicerina es que el primero lo usamos para todo el cuerpo y el segundo mayoritariamente lo usamos para lavarnos las manos y le podemos aplicar colores y formas variadas. Ya que aunque podemos usarlo para el cuerpo, las propiedades de los jabones hechos con aceites son en mayor medida mejores para aplicarlos en todo el cuerpo.

La glicerina que compramos va a ser el jabón base para hacer los jabones de glicerina. Del jabón de glicerina base, hacemos varias láminas y lo calentamos a fuego lento. Inmediatamente después de haberlo retirado del fuego le añadimos unas gotas de colorante alimentario y posteriormente se le puede añadir también aceite esencial.

Cuando esté mezclado todo, lo vertemos en seguida en el molde, que puede ser de todo tipo de formas, y lo dejamos secar durante una hora o dos. Una vez seco, procederemos a desmoldarlo y disfrutar de los jabones de glicerina.

¿Qué vas a necesitar?

Glicerina

Colorante alimentario

Aceite esencial

Moldes