Baño e hidratación para los pies en Navidad

Ponemos agua muy caliente en un recipiente, echamos unas gotas de aceite de almendras y unas gotas de aceite del árbol del té.

Añadimos también un puñado de sal marina para que favorezca la relajación.

Introducimos los pies en el recipiente y con la sal marina hacemos una pequeña exfoliación insistiendo en las zonas más castigadas.

Después del baño, secamos los pies y los nutrimos e hidratamos con un suave masaje con manteca de Karité.

¿Qué vas a necesitar?

Bol

Toalla

Agua

Aceite de almendras

Aceite del árbol del té

Sal marina

Manteca de Karité