Las 5 mejores terceras entregas de sagas de terror

Las 5 mejores terceras entregas de sagas de terror

Las 5 mejores terceras entregas de sagas de terror

Las secuelas de películas de éxito suelen navegar por esa delgada línea que separa los tediosos recauchutados de las cintas que refinan una franquicia en ciernes. Sea cual sea el lado del espectro en el que caiga la secuela, las terceras entregas de cualquier franquicia suelen recibir críticas muy duras, como si se tratara de ese hermano que la familia prefiere esconder en el desván, como Leatherface y compañia.

Si una tercera entrega viene tras una secuela fracasada, tiende a quedar ligada a la mala fama de aquella. Las terceras entregas de las diferentes sagas suelen llegar pisando terreno inestable desde sus inicios. Sin embargo, también existen buenas -y a veces incluso magníficas- terceras partes que no han obtenido el reconocimiento que merecen, como bien demuestra la lista de hoy…

EL DÍA DE LOS MUERTOS (1985)

Seguir a dos películas revolucionarias es una tarea descomunal y EL DÍA DE LOS MUERTOS, de George A. Romero, tenía que cruzar ese río y, por desgracia, fue arrastrado por la corriente en 1985. Se trata de un relato con una feroz crítica contra el militarismo que nos llevó al socorrido escenario de aislamiento en el que los humanos se revelan como unos monstruos más perturbadores que los que les rodean.

Esta cinta ha sido criticada extensamente por los fans de la saga, sobre todo por considerar que la trama es «menos arrebatadora en esencia», pero Romero reconoció que esta era su película favorita de la «trilogía original de los muertos». Afortunadamente, la retrospectiva ha dado a esta secuela un nuevo protagonismo debido, en parte, a su tono afín a la actualidad.

 

PESADILLA EN ELM STREET 3: LOS GUERREROS DEL SUEÑO (1987)

Freddy Krueger siempre ha tenido un sentido del humor de lo más negro, pero fue en la tercera entrega de la saga de Elm Street cuando se superó a sí mismo con un ingenio aún más cortante que los cuchillos de su guante. Después de los eventos de la segunda entrega, vuelve Nancy (Heather Langenkamp) con intención de ayudar a unos adolescentes con problemas de sueño internados en un centro psiquiátrico. Logrando ser una de las 24 películas más taquilleras del año 1987, esta entrega tiene todo: sustos, risas, las muertes más innovadoras de la saga, unos efectos prácticos de lujo. Sin duda una de las mejores secuelas de terror que se haya hecho. ¡Bienvenido al horario estelar, perra!

 

EL EXORCISTA III (1990)

El Exorcista III ha tenido una conflictiva existencia dentro de su saga. El Exorcista fue una de las cintas más exitosas de la historia del cine. Su secuela, El Exorcista II: El Hereje, fue una película sobrecargada que acabo siendo retirada de los cines debido a su pésima calidad. Y la verdad es que, en su momento, El Exorcista III fue una continuación que nadie quería. Sin embargo, por suerte, William Peter Blatty, autor del guión original y de la novela, optó por retomar la saga como guionista y, ahora, como director. Optando por dejar al pobre Reagan fuera esta vez, El Exorcista III sigue a un agente de policía que se adentra en un laberinto de terror al investigar una serie de asesinatos que son similares a los cometidos por el «Asesino Géminis» 15 años antes. El único problema es que el «Asesino Géminis» lleva muerto quince años.

Sus investigaciones lo llevan a un hospital psiquiátrico donde conoce a un hombre que se parece a un sacerdote que murió durante un exorcismo hace años. A medida que el detective descubre más y más pistas sobre estas misteriosas circunstancias, debe encontrar su propia fe para enfrentarse a un antiguo mal.

El Exorcista III ni siquiera debe ser comparado con el original. Las dos son películas muy diferentes y ambas merecen reconocimiento por sus propios méritos. El Exorcista III, en concreto, nos dio una escena a mitad de la película que es, sin lugar a dudas, más aterradora que cualquier cosa que el Capitán Howdy le hizo a Reagan.

 

HALLOWEEN III: EL DÍA DE LA BRUJA (1982)

A principios de los años 80, Michael Myers había asesinado a innumerables civiles, había aterrorizado a todas las niñeras de Haddonfield, y había recaudado millones de dólares en la taquilla, gracias al éxito de las dos primeras entregas de la saga Halloween, que se estrenaron en 1978 y 1981, respectivamente.

Pero, a pesar de esas estadísticas impresionantes, los creadores – el director John Carpenter y el escritor y productor Debra Hill – ya se habían cansado de Michael y decidieron, junto con el director que tenían en mente para la tercera entrega en un primer momento, Joe Dante, que ya era hora de crear una franquicia de terror completamente diferente para inaugurar una serie anual de películas entorno a la Fiesta de Halloween. ¿Y el resultado? El 22 de octubre de 1982, Halloween III: El Día de la Bruja se estrenaba en cines, pero fue vista como trillada por gran parte de los críticos y acabó recaudando tan solo 14,4 millones en los Estados Unidos, convirtiéndose, hasta ese momento, en la película menos rentable de la saga. Como era de esperar, los productores decidieron devolverle la vida a Michael para las secuelas posteriores.

No obstante, casi 4 décadas después se la considera una cinta de culto y la gente ya no guarda tanto rencor por el hecho de que Michael Myers no apareció en la película.

 

ALIEN 3 (1992)
El largometraje de debut de David Fincher fue uno de los que más polémica despertó. Seguir los pasos de los cineastas Ridley Scott y James Cameron es una hazaña que casi nadie puede conseguir. Alien 3 arrastró ese estigma durante su concepción, producción y estreno pero luego se convirtió en la entrega más filosófica de la trilogía original. Sus temas de existencialismo, redención y sacrificio hacen que esta película sea mucho más que una simple continuación. Alien 3 es, sin lugar a dudas, una película que abre la mente del espectador a través de uno de los mejores personajes de la historia del cine, Ellen Ripley.