Un John Ford ¿menor?

Nada. No se torturen. No existen películas de John Ford menores. Ni una sola. Incluso la más modesta o impersonal contiene una serie de detalles que mantienen una correspondencia con trabajos previos o posteriores. Cierto es que el cine, como otras muchas otras facetas vitales, es presente. Y no todas gozaron del beneplácito de su contemporaneidad. Nada nuevo bajo el sol. Sin embargo, Ford tenía la capacidad de impregnar de personalidad hasta el filme más alimenticio.

En nuestra opinión, es el mejor director de la historia de este arte junto a Alfred Hitchcock. Hablar de él, siempre es un placer y revisitar sus clásicos algo maravilloso. Sin embargo, cuando navegamos por la cara b de su filmografía recibimos una recompensa impresionante.

A nuestro juicio, estos son los títulos firmados por Ford menos reconocidos que no deben perderse.

John Ford

El caballo de hierro, 1924

La etapa muda de su filmografía es la menor conocida por el gran público. Su mejor filme es este notable Western que nos ubica en los primeros días del ferrocarril en el oeste americano. Un reto para una civilización que no solo se encontrará en la orografía un rival a batir, también con el peligro de unos nativos que ven a esos gigantes de metal como deidad que viene a arrebatarles sus tierras. George O’Brien, Madge Bellamy y Charles Edward Bull son sus actores protagonistas.

John Ford

Cuatro hijos, 1928

John Ford fue un estudioso de las grandes guerras europeas del siglo XX. Con este filme, también mudo, nos traslada a la Primera Guerra Mundial para contarnos la historia de cuatro hermanos que se hallan en el frente. Tres por el bando alemán; el cuarto por el bando estadounidense. Adaptación de la novela homónima de I.A.R. Wylie que el director Archie Mayo volvería a retomar en los años 40 pero ubicada en la Segunda Guerra Mundial.

John Ford

María Estuardo, 1936

John Ford colaboró con la siempre magnífica Katharine Hepburn –en el comienzo de su majestuosa carrera— en este drama de época que pasó desapercibido en la taquilla norteamericana. Esta traslación de la obra de teatro de Maxwell Anderson refleja la disyuntiva a la que se enfrentará la noble tras su vuelta a Escocia en el siglo XVI, con un país dividido y un enemigo interno que amenaza con desestabilizar su reinado. Fue una producción de RKO Pictures.

Huracán sobre la isla, 1937

Nuestra favorita de este listado. Una brillante película de aventuras que esconde una bonita historia romántica. La de Marama (Dorothy Lamour) y Terangi (Jon Hall), dos nativos que viven cómodamente en un islote del Pacífico hasta que el segundo, un reputado marino, acaba en la cárcel tras un incidente con un oficial estadounidense. Tras su excarcelación, el mundo que habitaba ha cambiado totalmente. No en cambio la venganza que anida en su interior. The Hurricane es un divertimento dotado de excelentes interpretaciones y algunos momentos realmente increíbles. Consiguió el Oscar a mejor sonido. Y, cierto es, su banda sonora es fundamental para apreciar este largometraje.

El antepenúltimo mohicano

Twitter: @eamcinema | Park City, Utah.

Más en el blog: Recordamos a Lord Richard Attenborough

Richard Attenborough