Las esenciales de la 70ª edición del Festival de San Sebastián

Cada festival de cine que ha acontecido este 2022 ha sido una fiesta. Primero, por retomar una normalidad que parecía inalcanzable en los dos últimos años. Segundo, porque vivimos un momento importante, marcado por el cambio y la incertidumbre, pero, créannos, en el que el cine –sí, en pantalla grande— saldrá victorioso. Si cerramos el foco, este curso está siendo espectacular para el cine español. Selecciones en los principales festivales del mundo; un Oso de Oro para Carla Simón por Alcarràs; y, principalmente, el éxito en la taquilla patria de propuestas independientes facturadas en nuestro país. Y cuando hablamos de éxito no lo hacemos de buenos números; sino de recaudaciones estratosféricas. Que producciones como Cinco lobitos o la citada cinta de Simón –ambas han competido por representar a España en los próximos Oscars, con resultado favorable para la segunda— lleguen al público es la mejor noticia posible, ratificando el magnetismo que desprende la nueva generación de directoras de nuestro país. Como decíamos, vivimos un momento de cambio, pero no siempre centrado en el auge (y también decadencia) del universo platamórfico. De esta forma, el Donostia Zinemaldia, que celebra, más que nunca, su 70ª edición, subraya una coyuntura que debe cimentar las bases de un futuro más rico para nuestro audiovisual.

El Festival de San Sebastián, dirigido por José Luis Rebordinos, tiene en las fechas a su peor enemigo, siempre teniendo en cuenta las posibilidades programáticas; con un Cannes acaparando todos los títulos estrella y una Mostra de Venecia devenida trampolín de la temporada de premios estadounidense. Con ello, el certamen donostiarra ha labrado una identidad muy marcada. Lo demuestra su competición, que ha dejado de ser garante de los apellidos ilustres del cine internacional y ha reforzado la apuesta por nuevos directores de diferentes latitudes. Junto a ellos, lo más granado de nuestro cine, que, como hemos indicado líneas atrás, emerge en plena efervescencia creativa y mediática. Disfrutemos.

A continuación, les presentamos los filmes clave de esta edición del Donostia Zinemaldia.

Festival de San Sebastián Girasoles Silvestres

Girasoles silvestres, Jaime Rosales

Tras catorce años, Jaime Rosales ha vuelto a San Sebastián con la magnífica Girasoles silvestres. Ninguna sorpresa, por otra parte, ya que junto a Pedro Almodóvar, Carla Simón, Albert Serra y Oliver Laxe conforma el póquer de grandes cineastas contemporáneos del cine español. Su última película, que cuenta en su reparto con Anna Castillo y Oriol Pla, narra la vida de una joven madre que se enamora de un chico conflictivo. A partir de ahí, se replanteará su futuro y también sus prioridades.

Festival de San Sebastián The Wonder

The Wonder, Sebastián Lelio

Una descomunal Florence Pugh protagoniza la nueva película, rodada de nuevo en inglés, del chileno Sebastián Lelio. Es la adaptación de la novela homónima de Emma Donoghue, que narra los cuidados de una joven enfermera a una niña que lleva, por lo visto, meses sin comer y ha sobrevivido. En la Inglaterra de mediados del siglo XIX eso significa milagro y posible santificación. De esta manera, la niña se convertirá en un templo para muchos pero, también, en una pesadilla para otros. El filme nos acerca la leyenda de las mujeres ayunadoras, una corriente que comenzó en la Edad Media.

Winter Boy, Christophe Honoré

Precioso coming-of-age dirigido por un cineasta a menudo infravalorado. El largometraje relata la reconstrucción vital de un adolescente cuyo mundo entra en depresión tras un hecho trágico. A partir de ahí, y a partir del cariño y la cercanía, deberá volver a luchar en un entorno que en ocasiones no se lo pondrá fácil. Un estupendo Paul Kircher es su protagonista: al que le acompaña un habitual del director, Vincent Lacoste.

Il Boemo, Peter Václav

El checo Peter Václav firma una de las propuestas más interesantes y complejas de esta edición del SSIFF. Nos traslada a la Venecia de mediados del siglo XVIII para contarnos la historia de un compositor de ópera que no vive su mejor momento. Todo cambiará cuando por casualidad contacte con una miembro de la burguesía que le abrirá la puerta a nuevas posibilidades profesionales. Vojtech Dyk y Elena Radonicich son sus protagonistas.

El antepenúltimo mohicano

Twitter: @eamcinema | Park City, Utah.

Más en el blog: La comedia humanista: Nakache y Toledano