Las esenciales de Jonathan Pryce

Jonathan Pryce es otro de los paradigmas del audiovisual actual. Actor de renombre, con más de tres décadas trabajando como intérprete, pero que ha conseguido la fama en el campo televisivo. Lo cierto es que no hay otra posibilidad cuando formas parte del elenco del gran fenómeno de la pequeña pantalla de esta segunda década del siglo XXI: Juego de tronos. El veterano actor galés encarnó a uno de los grandes villanos de la serie –aunque, pensándolo bien, quién no lo es en la traslación de las novelas de George R.R. Martin—, El Gorrión Supremo, líder clerical que puso contra las cuerdas el funcionamiento de Desembarco del Rey y que abandonó su mundo como en solo Juego de tronos se podía hacer: de forma inesperada y espectacular. El arco evolutivo de su personaje siempre será considerado uno de los aspectos positivos de esta producción.

El propio Pryce ayudó a ello, ya que es una tipología de carácter que ha abordado en su carrera: la de hombre honesto y noble que esconde un oscuro dogma. Pero, como decíamos, Pryce es mucho más que el serial de HBO. Tiene una nominación al Oscar en su currículum, por la académica Los dos papas (Fernando Meirelles, 2019), y un BAFTA galés por su contribución artística. Una filmografía de perfil bajo, siempre a cargo de personajes secundarios o estereotipados. Ya en su senectud ha llegado el momento del protagonismo. Y vaya si lo ha aprovechado.

A continuación, les presentamos sus trabajos clave en el cine:

Jonathan Pryce

La mejor receta (2015)

La podrán ver durante este mes en SundanceTV España. Pryce protagoniza esta afable comedia dramática dirigida por John Goldschmidt, que narra las disyuntivas a las que se enfrenta un panadero judío que trabaja en el centro del Londres. En la urbe británica tendrá que competir con grandes cadenas alimenticias sin, como era de esperar, demasiada fortuna. Su negocio cambiará cuando contrate a un joven migrante musulmán que insuflará nuevos aires al negocio.

Jonathan Pryce

La buena esposa (2017)

Aunque todos los titulares y premios –nominación al Oscar incluida— fueron para Glen Close, nada desdeñable es la interpretación de Pryce como coprotagonista de este filme de Björn Runge. En él interpreta a Joe Castleman, escritor que acaba de conseguir el premio Nobel de Literatura. Toda la parafernalia que rodeará al acto de investidura resquebrajará un matrimonio aparentemente idílico. La buena esposa es una obra académica en sus formas pero que gracias al trabajo de sus actores logra trascender como un interesante trabajo sobre la digestión del éxito.

El hombre que mató a Don Quijote (2018)

Al contrario que las anteriores, esta cinta de Terry Gilliam, llegó a las proyecciones del Festival de Cannes con ese halo de malditismo que acompaña siempre al director británico. Las críticas fueron terribles, como su posterior exhibición comercial pero, sin embargo, en ella nos encontramos a un Pryce inconmensurable, dando vida a uno de los mitos de la literatura universal. Pryce le aporta humor y semblanza a un personaje del que se ha dicho todo pero que no deja de ser interesante. Gilliam constató el auge de Pryce. Pronto lo veremos en películas con cierto riesgo y, por consiguiente, en escenarios recogiendo premios.

El antepenúltimo mohicano

Twitter: @eamcinema | Park City, Utah.

Más en el blog: Nacido para sufrir: las esenciales de Miguel Albaladejo

Las esenciales de Ingrid Bergman