Las esenciales de Harrison Ford

En el momento de mayor euforia de [500] días juntos (500 Days of Summer, Marc Webb, 2009), Tom Hansen (Joseph Gordon-Levitt) imaginaba una vida como un musical; en el que los pájaros y los transeúntes le vitoreaban a su paso y en la que su rostro, al reflejarse en la ventanilla de un coche, era el mismo de Harrison Ford. ¿Y quién no ha soñado ser alguna vez serlo? ¿O alguno de sus álter ego? Y si no pregunten a las alumnas del Doctor Jones en En busca del arca perdida (1981).

Podemos equiparar a Ford como el Ryan Gosling de su tiempo. Un tipo que encarnaba personajes muy masculinos pero con ciertos matices que lo convertían en un héroe inesperado, incluso a su pesar. Reventando los augurios de su auge, que lo tildaban de un actor simplemente físico, ha logrado permanecer en lo más alto durante cuatro décadas, sabiéndose readaptar a una edad (79) que no perdona a nadie pero conservando un carisma que lo ha elevado como ídolo de la cinefilia.

A continuación, aprovechando el aniversario de su nacimiento, elegimos sus mejores películas.

Las esenciales de Harrison Ford
La Guerra de las Galaxias, Episodio IV, Una nueva esperanza, 1977

Su atractivo físico fue un condicionante en el arranque de una carrera que llegó de forma tardía y ya cuando casi tiraba la toalla. Es el personaje humano más memorable de la saga galáctica de George Lucas. Se convirtió en una estrella de Hollywood haciendo lo que mejor sabía: ser un sinvergüenza con carisma. Su aportación en los siguientes episodios fue capital.

Las esenciales de Harrison Ford
En busca del arca perdida, 1981

Ya con Spielberg a los mandos y, con estatus de superestrella, Ford rebosaba magnetismo en esta ejemplar película de aventuras que supuso el comienzo de una nueva saga –magnífica, por otro lado. Aunque su reboot ya como actor maduro fue decepcionante, comprobamos que el carisma de Ford seguía inalterable.

Las esenciales de Harrison Ford
Blade Runner, 1982

No quedaba del todo claro al final de esta obra maestra de Ridley Scott si Rick Deckard era un androide o no. Algo que se resuelve en su estupenda continuación Blade Runner 2049, dirigida por Denis Villeneuve. Como es de sobra conocido, el trabajo de Scott fue masacrado por la crítica en su momento. Por suerte, fue una deuda que se solventó con celeridad, ya que estamos ante uno de los grandes clásicos de culto de todos los tiempos. Ford, por cierto, está descomunal.

Único testigo, 1985

Finalizamos esta selección con esta notable película de Peter Weir, uno de los grandes cineastas vivos. Un clásico de los 80 que se erigió en un gran hito en taquilla. El filme narra la custodia de un agente de policía infiltrado en una comunidad amish para proteger a un joven testigo que presenció un asesinato en una visita a Filadelfia. Una poderosa cinta de intriga que fue nominada al Oscar a mejor película en su año.

El antepenúltimo mohicano

Twitter: @eamcinema | Park City, Utah.

Más en el blog: Dustin Hoffman: todo un clásico