Las esenciales de Ben Stiller

Ben Stiller es sinónimo de cine de los noventa pese a que su momento de gloria llegó a comienzos del siglo XXI. Es uno de los rostros más representativos de la comedia cinematográfica, género en el que ha desarrollado la totalidad de su filmografía. Como le ocurre a otro coterráneo como Adam Sandler, no siempre ha encontrado el favor del público más allá de Estados Unidos, sobre todo en la actualidad. Aunque en realidad esto último habla más de la situación del género de manera global.

La comedia se ha convertido en algo localista, con cada vez menos interés por los códigos de humor foráneos. Y la comedia norteamericana popular, de la que Stiller y Sandler son estandartes, ha sido arrinconada en la cartelera como algo excesivamente menor. Cuesta pensar que un éxito como Algo pasa con Mary se repitiera en nuestros días: incluso los Farrelly han probado con el drama –Green book. En todo caso, Stiller sigue siendo una garantía, incluso en la dirección, con nueve largometrajes de ficción con su firma, algunos excelentes como La vida secreta de Walter Mitty (2013), Tropic Thunder (2008) y, sobre todo, Reality Bites (1994), rodado cuando solo tenía 29 años.

Centrándonos en materia interpretativa, elegimos los papeles más importantes de su larguísima trayectoria.

Ben Stiller

Algo pasa con Mary (1998)

Peter y Bobby Farrelly firmaron uno de los clásicos populares de los 90. Un éxito sin precedentes que aunaba preceptos de la comedia romántica y la comedia gamberra que dominaba la taquilla por entonces –léase la saga American Pie. Un filme que consiguió el apoyo del público tras un arranque dubitativo y que encumbró tanto a Cameron Díaz, que se erigió en una estrella, como a Stiller.

Ben Stiller

Los padres de ella (2000)

Stiller ya era una superestrella de la comedia. Figura capital de una ecuación a la que se unió un desprejuiciado Robert De Niro en esta sátira sobre las relaciones paternofiliales con más profundidad de la que aparenta. La dirigió otro clásico del género: Jay Roach. Fue un gran triunfo comercial, que provocó la llegada de dos secuelas: Los padres de él (2004) y Ahora los padres son ellos (2010).

Ben Stiller

Los Tenenbaums, una familia de genios (2001)

A medida que maduraba como actor y director, Stiller lo intentaba con cada vez más frecuencia en producciones de prestigio, con el objetivo que tienen muchos: ser protagonista en la temporada de premios. En ese sentido, su colaboración con Wes Anderson es su mejor interpretación, aunque en los Oscars el filme solo consiguió la nominación a mejor guion. Pese a sus esfuerzos, Stiller no ha conseguido nominación ni al Oscar ni al Globo de Oro.

Tropic Thunder (2008)

Gran película. Probablemente la mejor comedia de la primera década del siglo. Stiller dirigió y protagonizó esta sátira sobre la industria cinematográfica norteamericana que no solo consiguió una excelente taquilla, también tuvo esa esperada presencia en la Oscar Race. Sin embargo, los focos se centraron únicamente en Tom Cruise –irreconocible— y, ante todo, Robert Downey Jr., en una interpretación colosal de un actor de método, con la que obtuvo la candidatura al Oscar a mejor secundario.

El antepenúltimo mohicano

Twitter: @eamcinema | Park City, Utah.

Más en el blog: Almudena Grandes en el cine

Almudena Grandes