El Poirot finés: El detective Harjunpää

No se asusten, SundanceTV España no va a cambiar su sede a Helsinski. Aunque cualquier lo diría, pensarán. El canal, con buen ojo, ha encontrado un filón en la producción televisiva finesa, con la emisión de la mejor generación de series gestadas en el país nórdico que se recuerda. Su recorrido previo por los grandes festivales del formato es un buen termómetro. Y la crítica así lo ha determinado en certámenes como Canneseries.

Con este test de estrés superado, llega a nuestras pantallas El detective Harjunpää, un serial en el que convergen un personaje muy clásico con unas formas muy contemporáneas, marcadas por una envoltura estética muy lograda. Estamos, una vez más, en los terrenos del Nordic Noir, con crímenes inhumanos, protagonistas taciturnos a los que les asola un drama personal y mucho vapor en el ambiente. Hace frío, sí, pero muchos de los personajes de este subgénero arden en su interior.

El Poirot finés

De la literatura a la televisión

Como sucede con otras creaciones coetáneas, tanto para el cine como para la televisión, El detective Harjunpää parte de una prosa devenida best-seller. La firma Matti Yrjänä, fallecido en 2011 y que, como Stieg Larsson, no pudo disfrutar del éxito de su obra en vida. Él es el creador del personaje principal, al que llevó a la novela en una decena de veces. La primera fue Harjunpää ja pyromaani (1978). A partir de ahí, a la par que creaba su decálogo sobre este atormentado policía, surgieron varias miniseries y películas para televisión, siempre con vocación local y escasa relevancia extrafronteras. En cierta manera, y aludiendo a la correlación con Larsson, hablamos de un tipo de narrativa de un perfil más académico pero también menor, cercano, si cabe a la serie B, con la influencia latente del Travis McGee de John D. MacDonald.

El Poirot finés

La sombra de Wallander y los casos del Departamento Q

Tanto Wallander como los detectives del Departamento Q, Mørck y Assad, son, por estilo e idiosincrasia, los antecedentes más cercanos a Timo Harjunpää. Los cuatro comparten un pasado lleno de alegrías convertidas en sinsabores que tienen que sufrir en el presente, mientras este, profesional y socialmente, se desmorona. De espíritu agonista, para los cuatro el trabajo lo es todo, es por ello que cada caso se convierte en un vía crucis donde no solo se debe capturar al asesino en serie de turno, también expiar unos pecados que están muy lejos de ser perdonados.

Nordic Noir en Finlandia

Bordertown, Deadwind, The Paradise, Bullets, All the Sins… son algunos de los nordic noires que han sido exportados desde Finlandia. Su éxito, sin embargo, no es propiedad de la nación finesa, ya que desde la adaptación cinematográfica de la saga Millennium han proliferado todo tipo de productos, a la vez que han aumentado las ventas de sus textos homónimos. Desde Suecia, Noruega, Dinamarca e, incluso Islandia, han surgido media centena de trabajos. Pero tampoco hay que olvidar el germen que plantó un serial como True Detective, que marcó, en cierta manera, una línea narrativa y, ante todo, compositiva en cuanto al diseño de personajes.

El antepenúltimo mohicano

Twitter: @eamcinema | Park City, Utah.

Más en el blog: Las esenciales de Evan Rachel Wood

Taylor Kitsch