El nuevo cine comercial italiano: Daniele Luchetti

Ya os hemos hablado con anterioridad de Daniele Luchetti, junto a Roberto Andò, Paolo Virzi y Ferzan Ozpetek, uno de los grandes nombres del cine comercial italiano, anverso de esa pléyade de autores encabezada por Paolo Sorrentino y Luca Guadagnino que logra, por un lado, atraer al público a las salas; por otro, plasmar una rúbrica autoral y personal que les permite trascender lo local.

En el caso de Luchetti, además, formando parte esencial del circuito de festivales. En la primera etapa de su carrera compitió por la Palma de Oro de Cannes, el León de Oro de Venecia y la Concha de Oro de San Sebastián. En la segunda, sin embargo, pese a estar presente en dichos festivales, ha mantenido un perfil más bajo, por su predilección por propuestas más abiertas y comerciales. Una mutación, de autor a artesano, de la que Luchetti no reniega. Su objetivo siempre ha sido el público, y las historias que dibujan una cotidianidad o contexto histórico concreto.

Durante este mes, podrán ver en SundanceTV España una de sus mejores películas: La alegría de las pequeñas cosas. Una buena oportunidad para repasar los preceptos de su cine a través de su filmografía básica:

 

Daniele Luchetti

La voz de su amo, 1991

Trabajar con fuoriclasse. En su tercera película, Luchetti reunió a dos grandes actores como Nanni Moretti y Silvio Orlando, en la fase de auge de sus respectivas carreras interpretativas. El filme narra cómo un profesor de literatura encontrará un segundo empleo redactando discursos para un afamado político. Una oportunidad para que su trabajo llegue de forma masiva pero que también funcionan como puerta de entrada para conocer las irregularidades y corrupciones asociadas a ese mundo.

Daniele Luchetti

La scuola, 1995

Dar brillo a la comedia costumbrista. Como sucede con esta bonita comedia generacional protagonizada por Silvio Orlando y Anna Galiena, que dan vida a dos profesores que acompañarán a sus alumnos a Verona en el viaje del fin del curso lectivo. Una bonita oportunidad para rememorar un año lleno de aspiraciones y adversidades. Ganó el premio David Di Donatello a la mejor película de su año.

Maya Rudolph

Mi hermano es hijo único, 2007

Ser políticamente parcial. Mi hermano es hijo único, una habitual en la parrilla de emisión de SundanceTV, es quizás su mejor película. Una dramedia ubicada en los años 60 en una villa del Lacio. Un lugar donde confrontarán dos hermanos: uno, unido a un partido fascista; otro, miembro de un partido de izquierdas. Elio Germano y Riccardo Scamarcio son sus protagonistas.

I sono tempesta, 2018

Abrazar la fábula (y su moraleja). En esta comedia liderada por Marco Giallini y Elio Germano, nos adentramos en un clásico del género: personajes de un rango social alto que deben, por avatares, que bajar a los infiernos. Es el caso de un bróker, dueño de un fondo de inversión multimillonario, que, para pagar una deuda con justicia, tendrá que pasar un año en un albergue para vagabundos. Allí se encontrará con una realidad la cual a sus ojos parece ciencia-ficción.

El antepenúltimo mohicano

Twitter: @eamcinema | Park City, Utah.

Más en el blog: Grandes óperas primas francesas del siglo XXI

 

cine francés