Diez cosas que no sabías sobre el gran clásico de Navidad: ¡Qué bello es vivir!

Oh, la Navidad. Los turrones, los mazapanes, los villancicos, los árboles, la decoración de Vigo, tu cuñado en las cenas… Podríamos enumerar un sinfín de tópicos relacionados con la gran fiesta familiar del año. Y, entre ellos, con seguridad estaría la proyección –si es posible al calor de una chimenea— de Qué bello es vivir (1946) de Frank Capra, el clásico por antonomasia de estas fechas. Los más veteranos recordarán que el segundo canal de televisión española la convirtió en una cita obligada para los televidentes en Nochebuena. Una preciosa iniciativa que, la verdad, echamos mucho de menos. Es por ello que le invitamos a que la vuelvan a ver una vez más o, si es posible, que la vean las nuevas generaciones de unos hogares lleno de vida y de recuerdos el día 24 de diciembre.

A continuación, les listamos diez curiosidades sobre este mágico largometraje en la que lloramos por James Stewart y nos enamoramos de Donna Reed.

¡Qué bello es vivir!
  • Aunque cuesta pensar en un George Bailey sin el rostro de James Stewart, la primera opción del primer estudio que abordó el proyecto fue Cary Grant. Cuando Capra fue elegido como director del largo, no tuvo dudas al respecto. Su Bailey sería el nuevo héroe de América.

 

  • Aunque hablar de Stewart es hacerlo de uno de los grandes iconos del séptimo arte, el papel en Qué bello es vivir marcó su carrera y su imagen personal. Su encarnación de Bailey no fue la última que hizo ya que en 1949 volvería a interpretar al personaje en un programa de radio de la NBC. Un bonito regalo para todos seguidores.

 

  • Qué bello es vivir esta contextualizada en el ficticio pueblo de Bedford’s Fall, concretamente en invierno, como buena estampa navideña. Sin embargo, el set de rodaje se instaló en verano, en plena ola de calor, que dificultaba a los actores y extras poder trabajar en buenas condiciones con indumentaria invernal.
¡Qué bello es vivir!
  • Hablando de rodaje. La construcción de Bedford Falls fue una de las más grandes y costosas de la historia del cine. Se hizo en las instalaciones de RKO. Allí se construyó prácticamente una ciudad completa: setenta y cinco tiendas, edificios y un área residencial.

 

  • Como sucede a los grandes clásicos, la película no lo tuvo sencillo en su estreno ante el público. Pese a la gran campaña de publicidad, y el reclamo de Stewart y Reed, el filme de Capra obtuvo muy bajas cifras de recaudación. Fue con el paso de los años cuando consiguió su estatus.

 

  • A España llegó el 27 de marzo de 1948, dos años después de su estreno en el resto del mundo. ¿Las causas? Claro está, por el conflicto bélico en nuestro país y la censura por parte del régimen ante productos foráneos. Aun con ello, y a diferencia de Estados Unidos, se convirtió en un éxito popular.
  • Qué bello es vivir se articuló sobre un guion firmado por Frances Goodrich, Albert Hackett y el propio Capra. Sin embargo, tuvo un cuarto no acreditado. Y no uno cualquiera: Dalton Trumbo. Trumbo, una de las firmas estrella del Hollywood de los 40, fue uno de los damnificados de la caza de brujas del Comité de Actividades Antiestadounidenses. Así, se le incluyó en una lista negra de la que solo podía salir a través de pseudónimo o sin presencia en crédito alguno.

 

  • El recurso más habitual para recrear la nieve en un rodaje en una película en blanco y negro siempre fueron los copos de maíz. El sonido que producían al caer y al ser pisados solo podía eliminarse en postproducción, redoblando. Pero Capra quería sonido ambiente directo en su película por lo que se inventó la forma de hacerlo más natural: con espuma química y un ventilador.

 

  • Qué bello es vivir no es una obra original, está basada en un modesto libro titulado El mayor regalo. La escribió Philip Van Doren Stern en 1939, siete años antes de la película, aunque no fue publicada de forma privada y autoeditada hasta 1945.

 

  • El filme de Capra fue nominado a cinco Oscars: mejor película, mejor actor principal, mejor dirección, mejor sonido y mejor montaje. No logró ninguno.

El antepenúltimo mohicano

Twitter: @eamcinema | Park City, Utah.

Más en el blog: Entre fogones: cine y series en la cocina

cine y series en la cocina