Las diez mejores películas de terror de 2021

El 2021 fue un año cargado de terror. Como es habitual, este año tampoco fue exclusivamente de superproducciones hollywoodienses, ya que pudimos disfrutar de un sinfín de grandes sorpresas dentro del mundo del cine independiente que supieron sacar el máximo partido a sus ajustadísimos presupuestos con algunas de las narrativas más innovadoras del circuito de festivales, con algunas de ellas llegando a conseguir estrenos limitados en salas de cine.

Sin más dilación, lo que sigue es nuestro ranking de las 10 mejores cintas de terror del año 2021 que hemos redactado sin ningún orden en particular…

Come True (Se hacen realidad) (Anthony Scott Burns)

Con unas interpretaciones muy acertadas y un aspecto muy llamativo, Come True nos recuerda – de forma inquietante -cómo nuestro subconsciente es un campo fértil para contar historias de terror.

Sarah es una estudiante adolescente que toca fondo anímicamente tras huir de casa. Una vez sola, no tiene a nadie que le ayude a superar sus recurrentes pesadillas. Su única oportunidad de sobrevivir pasa por participar en un estudio universitario en la que entabla amistad con el científico supervisor, llamado Jeremy. Sin embargo, hay algo extraño en el procedimiento al que se somete, y con el paso de los días las pesadillas de Sarah empiezan a empeorar.

 

Jakob’s Wife (Travis Stevens)

Tras el éxito de su ópera prima como director, Girl on the Third Floor, que se proyectó por primera vez en el festival SXSW en 2019, la última apuesta de Travis Steven, Jakob’s Wife, empezo su vida del mismo modo cuando se estrenó como componente de la sección de SXSW Midnighters este año.

Escrita por Stevens, Kathy Charles y Mark Steensland y protagonizada por Barbara Crampton y Larry Fessenden, esta cinta sobrenatural sobre la llegada a la madurez relata cómo una mujer casada con el sacerdote de un pequeño pueblo, siente que su vida se ha encogido en los últimos 30 años. Encontrar a «The Master» le otorga un nuevo sentido de poder y ganas de vivir de manera más arriesgada. Sin embargo, los cambios en su vida traen consigo una importante cantidad de cadáveres.

 

Última noche en Soho (Edgar Wright)

La nueva cinta de terror de Edgar Wright se trata de un thriller psicológico sobre una joven apasionada por la moda que, misteriosamente, es capaz de trasladarse a los años 60 y conocer a su ídolo, una deslumbrante aspirante a cantante. Pero el Londres de la época no es lo que parece y el tiempo parece desmoronarse con oscuras consecuencias…

Aunque le cuesta un poco conservar la emoción del principio, Última noche en Soho ofrece destellos de un Wright más estilizado y ambicioso.

 

La columnista (Ivo van Aart)

Sin ninguna duda, una de las películas más singulares de este año ha sido la ópera prima del director Ivo van Aart, la sátira hilarante y sádica, LA COLUMNISTA. La historia sigua a la columnista y escritora Femke que sufre todos los días una interminable cantidad de amenazas de muerte anónimas a través de las redes sociales. Un día, cansada del acoso a que es sometida, decide vengarse.

Brutalmente divertida e inquietante al mismo tiempo, esta película lleva el odio desenfrenado de las redes sociales a una conclusión de la más sangrienta.

 

Un hombre lobo entre nosotros (Josh Ruben)

La construcción de un gasoducto crea divisiones dentro de la pequeña ciudad de Beaverfield. Dentro de ese clima enrarecido, los habitantes del pueblo se quedan atrapados en la posada local tras sufrir una tormenta de nieve. El guardabosques recién llegado Finn (Sam Richardson) y la empleada de correos Cecily (Milana Vayntrub) deben tratar de mantener la paz y descubrir qué hay detrás de una criatura que ha comenzado a aterrorizar la zona.

«Aunque esta película es un homenaje a mi amor por ARMA FATAL, los hermanos Coen e Aracnofobia, también analiza el monstruo que se encuentra en todo el mundo», dice el director, Josh Ruben, que creció a dos pasos del pueblo donde acabó rodando la cinta; un pueblo en el que, de niño, solía inventarse historias sobre monstruos, fingiendo ser el jefe Brody, luchando contra criaturas en la maleza.

 

Maligno (James Wan)

El regreso de James Wan al género de terror cuenta la historia de Madison, una mujer paralizada por visiones de asesinatos espeluznantes, y su tormento empeora cuando descubre que estos sueños de vigilia son, de hecho, realidades aterradoras.

Aunque Maligno no provoca tanto miedo como estamos acostumbrados con este cineasta, el regreso de James Wan al cine de terror si ofrece muchas emociones sangrientas y un giro inesperado inolvidable.

 

The Power (Corinna Faith)

Un éxito rotundo tras su estreno en Shudder a principios de este año, THE POWER está contada desde una perspectiva femenina, con la experiencia femenina como base central para los aspectos de terror de la película.

Situada en 1974, cuando Gran Bretaña se preparaba para unos apagones eléctricos en todo el país como consecuencia de las huelgas de los mineros, Val, una enfermera principiante, se dispone a pasar su primer turno de noche en un hospital que está a punto de ser desmantelado. Dentro de sus muros se esconde un oscuro secreto de origen sobrenatural, algo que obliga a Val a enfrentarse tanto a su propio pasado traumático como a sus miedos más profundos.

 

Violation (Madeleine Sims-Fewer y Dusty Mancinelli)

Tras cosechar elogios por los festivales de Toronto y Sundance, la intensa y conmovedora historia de retribución, VIOLATION llega a Sitges.

En plena crisis de pareja, Miriam viaja a un lugar recóndito de Canadá para pasar unos días con su hermana Greta y con sus respectivos maridos. El reencuentro en seguida se empaña, y la atmósfera se carga de tensión, celos, reproches y sed de venganza.

Co-escrita y co-dirigida por Madeleine Sims-Fewer y Dusty Mancinelli, esta fábula feminista de venganza disecciona la política de género, el egoísmo y el abuso de poder mientras explora la complicada naturaleza del trauma dentro de la familia.

 

Censor (Prano Bailey-Bond)

La directora debutante Prano Bailey-Bond se llevó el premio a la «nueva promesa del cine de género» en FrightFest» el mes pasado, y con razón. Tras una adolescencia alimentada con cintas de terror de los años 80, se quedó fascinada por los aspectos sociales y políticos que afectaban a las producciones violentas y gráficas de esa época. Al investigar sus curiosidades en torno a las responsabilidades que los censores cinematográficos tenían que asumir de repente en los años 80, la cineasta se sintió obligada a transmitir sus hallazgos en forma de su propia película de terror, CENSOR.

La película está protagonizada por Niamh Algar que interpreta a Enid, una mujer que se toma demasiado en serio su trabajo: es censora de películas, y a veces se pasa con el tijeretazo. Obsesionada por la desaparición de su hermana años atrás, su mundo se viene abajo cuando descubre que se ha producido un asesinato de manera muy similar a una escena que no censuró.

Situada en la Inglaterra de Thatcher, Censor se imbuye de una estética ochentera, a la vez que se interroga sobre los límites estéticos de la violencia.

 

Titane (Julia Ducournau)

Un joven con la cara magullada es descubierto en un aeropuerto. Dice llamarse Adrien Legrand, un niño que desapareció hace 10 años. Para su padre, Vincent, esto supone el final de una larga pesadilla y lo lleva a casa. Simultáneamente, se suceden una serie de horribles asesinatos en la región.

Tremendamente provocativa y original, Titane reafirma de nuevo la mirada maravillosamente perturbadora de la guionista y directora Julia Ducournau. Y, como era de esperar, la película se ha llevado unos cuantos premios, entre ellos: Festival de Cannes: Palma de Oro (mejor película), Festival de Toronto: Premio del Público (Midnight Madness) y National Board of Review (NBR): Mejores películas extranjeras del año