10 de las mejores películas de terror que se desarrollan en casas malditas

Ya sabes cómo funciona esto: una familia joven y atractiva se muda a una nueva casa, se entera de que está «habitada» por fantasmas y, por alguna razón, ¡se niegan a marcharse! Ahí tienes los típicos ingredientes cuando se trata de cintas sobre casas encantadas. Y si bien ha habido desviaciones de esa trama tan sencilla a lo largo de los años, también hemos podido disfrutar de muchas otras formas en que los cineastas de terror han manipulado este subgénero de terror para convertirlo en algo más fresco y relevante. Por lo tanto, hoy en DARK, te presentamos las mejores películas sobre casas malditas jamás hechas.

LA CASA ENCANTADA (1963, Robert Wise)

Después de haber producido y dirigido la clásica WEST SIDE STORY, Robert Wise quería hacer algo diferente y lo encontró en la aterradora y brillante novela de Shirley Jackson, «La maldición de Hill House». De hecho, Jackson era una gran aficionada al ocultismo y la brujería, algo que ayudó a dotar a la cinta de realismo, alejándose de los tópicos de películas sobre fantasmas. Siguiendo a un pequeño grupo de invitados desarrollan un estudio paranormal de una mansión «supuestamente» embrujada, Wise utiliza la imaginación del espectador. Todo lo que ocurre en la casa podría tener una explicación racional o suceder únicamente en la cabeza de uno de los personajes, pero el miedo sembrado no deja que el espectador pueda pensar racionalmente. Esta ambigüedad, combinado con sencillos efectos de luz, sonido y movimientos de cámara crea un absorbente suspense, sin recurrir a trucos baratos de sustos. Y cuanta más imaginación tienes, más miedo da la cinta.

 

 

HAUSU (1977, Nobuhiko Ôbayashi)

Si hay una película nipona de culto por excelencia en este sub-género esa es, sin duda, HAUSU; una obra que, literalmente, hay que ver para creer; una obra que llegó a rodarse cuando Ôbayashi recibió una oferta del estudio Toho, uno de los más importantes de la nación del sol naciente, para trabajar en un guión con el estilo de la película supertaquillera del momento: TIBURÓN, pero orientada hacia el público adolescente, deseoso de gritos y terror.

Esta cinta de terror psicodélica japonesa, protagonizada por actores desconocidos (e inexpertos) ve a un grupo de chicas que visitan a la tía de una de ellas que vive en el campo, sólo para descubrir que la tía no es tan amable como cabría esperar, y su casa está llena de terrores. Estamos hablando de lámparas voladoras, frigoríficos malvados, y pianos que muerden. Si bien Hausu podría ser catalogada como una clásica historia de casas encantadas, son las distintas peculiaridades en el surrealismo de las escenas, así como sus peculiares efectos especiales y experimentales los que la convierten en una cinta digna de esta lista. Jamás has visto algo como esto antes.

 

 

[REC] (2007, Jaume Balagueró y Paco Plaza)

En la siguiente película de nuestra lista no verás ni fantasmas, ni espectros, ni entes, sino «infectados» purulentos, espeluznantes, ultraviolentos… y palomiteramente irresistibles. Jaume Balagueró y Paco Plaza orquestaron un verdadero festival caótico de sangre dentro de un edificio de viviendas en Barcelona en una de las cintas más impactantes que nos ha regalado nunca el cine de terror patrio. Manuela Velasco hizo todo lo posible para narrar en directo los acontecimientos, en un ejemplo elogiable de la responsabilidad periodística.

 

 

AQUELLA CASA AL LADO DEL CEMENTERIO (1981, Lucio Fulci)

El director de cine más bizarro y estéticamente más feroz que ha parido el giallo italiano logró en este título una de sus cumbres visuales. La cinta, que pertenece a ese tipo de títulos que convierten el terror en algo mucho más, sigue a Norman Boyle, el hombre encargado de investigar la extraña muerte de un científico, compañero suyo. Por el momento, lo único que conoce sobre el suceso es que el doctor se mudó a un caserón a las afueras de Inglaterra junto a su amante. El objetivo de la pareja era investigar al antiguo dueño de la casa, el doctor Freudstein. Allí, el doctor Peterson mató a su amante y se ahorcó. Esta película no podía faltar en nuestra lista de casas encantadas ya que sus escenas tan burras y explícitas nos hacen llorar de nostalgia cada vez que las comparamos con el apogeo digital del cine de terror contemporáneo que ha invadido nuestros multicines.

Qué tiempos, qué libertad, qué diversión, que todo…

 

 

POLTERGEIST (FENÓMENOS EXTRAÑOS) (1982, Tobe Hooper)

Si no sabes por qué la casa de la familia Freeling se construyó en el peor lugar posible, te recomendamos encarecidamente que veas la película de nuevo (o por primera vez). Liderado por el carismático Craig T. Nelson, el elenco de POLTERGEIST brilla tan fuerte como los efectos especiales espectrales de la cinta. Y es que hay una sensación muy realista de la familia entre los protagonistas, como si los cinco fueran parientes consanguíneos de verdad. Esto hace que el terror sea aún más creíble después de que los parapsicólogos y el medio espiritual se marchen y los verdaderos temores se apoderen del relato gracias a la extraña situación de la casa entre este mundo y «el siguiente». Esta cinta clásica sigue sembrando miedo más de 35 años después gracias a un casting perfecto combinado con unos efectos especiales estelares.

 

 

EL RESPLANDOR (1980, Stanley Kubrick)

¿Por qué conformarse con una casa encantada cuando puedes tener un hotel encantado? Una de las mejores películas jamás rodadas, esta adaptación de Stanley Kubrick de la novela de terror de Stephen King utiliza su material de referencia como base para un ejercicio aterrador en terror psicológico. Jack Torrance (Jack Nicholson) parece ser un gran padre al principio. Él tiene nada más que buenas intenciones llevando a su familia a una escapada en una montaña aislada, pero resulta que Jack es tan bueno planificando eventos familiares como Greg Focker o Clark Griswold. Las cosas van de mal en peor cuando empieza a coger el gustillo de tomar un trago de whisky con los fantasmas en la Habitación Dorada para luego jugar al escondite con su familia. La violencia doméstica llega a límites insospechados en esta joya de los años 80.

 

 

LAKE MUNGO (2008, Joel Anderson)

LAKE MUNGO no debería ser tan aterrador pero, a través de una serie de imágenes fijas, entrevistas grabadas con un estilo documental y zooms lentos, Joel Anderson logrórodar una de las pocas películas en la última década que nos ha quitado el sueño.

Con un estilo cercano al documental, LAKE MUNGO es un retrato tranquilo y contenido de la pena que sigue a una familia de luto que experimenta signos de lo paranormal después de que su hija se ahogue trágicamente. El falso drama de horror documental despliega su historia a través de una serie de giros inesperados que hacen que las convenciones de género y las expectativas de la audiencia estén en su cabeza sin dejar caer la sofocante atmósfera de terror afligido por el dolor. Pero lo que hace que Lake Mungo sea tan especial es la honestidad y la pureza de las emociones que Anderson explota.

 

 

LA LEYENDA DE LA MANSIÓN DEL INFIERNO (1973, John Hough)

Basada en la novela «Hell House» de Richard Matheson (libro que Stephen King ha citado como «la mejor novela de terror que se ha escrito sobre casas embrujadas», LA LEYENDA DE LA MANSIÓN DEL INFIERNO sigue a un grupo de investigadores psíquicos encargados de investigar la casa de Emeric Belasco, un acaudalado y sádico asesino de dos metros de altura, cuyas víctimas supuestamente se han hecho poseedoras de la casa desde la ultratumba. Efectivamente, tan pronto como los investigadores comienzan a configurar sus máquinas de detección de fantasmas, empieza a ocurrir todo tipo de actividad paranormal. Y aunque el giro final parece algo ridículo a primera vista, cuanto más lo piensas, más inquietante resulta ser.

 

 

SOY LA BONITA CRIATURA QUE VIVE EN ESTA CASA (2016, Oz Perkins)

Con esta cinta, el director Osgood Perkins (hijo de Anthony) creó un thriller clásico de casas encantadas que le debe más al terror insidioso de Polanski o Kubrick que a los más recientes (y sangrientos) subgéneros del cine de terror. La historia sigue a Lily (Ruth Wilson), una enfermera muy asustadiza, que entra a vivir en una casa llena de secretos cuando es asignada para atender a una escritora de novelas de terror muy desmejorada. Esta cinta ha logrado situarse dentro de nuestra lista ya que trabaja más con el temor y el espectro acechante de la muerte que los tropos tradicionales que definen el sub-genero.

 

 

SESSION 9 (2001, Brad Anderson)

Y acabamos con una inusitada y celebrada aproximación al subgénero por parte del cineasta Brad Anderson (EL MAQUINISTA, TRANSSIBERIAN). En esta sublime cinta de suspenso y terror psicológico, la casa es sustituida por uno de los lugares más imponentes dentro (y fuera) del cine de terror: un hospital psiquiátrico abandonado.

Un empresario escocés (Peter Mullan) contrata a un equipo de cinco hombres para retirar en una semana los residuos de amianto de un hospital psiquiátrico abandonado que se pretende restaurar. Armado con sus trajes protectores, el grupo avanzará a través de los espeluznantes salones y pasillos del lugar, enfrentándose a aquellas misteriosas causas que propiciaron el olvido y deterioro de la clínica.

Reposada, ambigua, magníficamente ambientada, inquietante e ingeniosa como pocas, SESSION 9 es, sin duda, lo mejor de Anderson hasta la fecha…

 

 

Y ahora os toca a vosotros. ¿Cuáles son las películas de casas malditas que más os ha gustado/más os ha perturbado? Haznos saber en Facebook o Twitter.